Compártelo ahora

En el ámbito cochabambino, no solo basta con su desarticulación definitiva, sino debe haber una batalla cultural para desactivar esa imagen grotesca asociada a la “defensa de la ciudad”. La RJC es vio 0- lenta, por lo tanto, no es “una resistencia necesaria” y mucho menos un referente para los cochabambinos, es un monstruo a derrumbar; quizás, este 14 de septiembre podría ser el inicio.

FUENTE: LA razón, RRSS, BOLIVIA TV,

Contexto: Yuri Tórrez , La Razón

https://is.gd/oLQUs8