- Youtube -

👇 Suscríbete a nuestro Canal de YouTube 👇

El Ministro de Salud, Marcelo Navajas y el representante de la OMS Alonso Tenorio nos van a llevar por el caño. El esfuerzo de la cuarentena y los 2.800 millones de bolivianos para los bonos de emergencia no habrán servido de mucho pues el C_0_V_l_D-:1_9 va a explosionar gracias a estos dos caballeritos. El pasado 15 de abril, por recomendación de la OMS, el ministro Navajas emitió una resolución para restringir la toma de test que detectan a los enfermos de C_0_V_l_D-:1_9. Bajo amenaza de sanción a quien tome estas pruebas sin seguir el nuevo protocolo, la resolución dice que la toma de muestras es exclusiva para los casos sospechosos con sintomatología activa. La misma resolución define quienes son estos sospechosos y dice que son los que tienen una infección respiratoria aguda y que hayan estado en un área donde se reportó la transmisión de la enfermedad durante 14 días anteriores a la aparición de los síntomas. “Las pruebas no se aplican a los contactos de un caso confirmado o sospechoso que al momento no presente sintomatología. Quien incumpla este instructivo será sujeto a una sanción”, dice esta resolución ministerial. En otras palabras, el gobierno y la OMS no quieren saber cuál es la dimensión del C_0_V_l_D-:1_9 en Bolivia. Las pruebas son exclusivas para los que se están muriendo o ya están muertos. ¿Qué sentido tienen?. Quieren ahorrar pruebas para no agotar el stock que hay en el país; segundo, quieren artificialmente, con la política del avestruz, impedir el desborde hospitalario ya que, para ser admitido, el paciente tiene que tener una infección aguda respiratoria y, ¡qué suerte! , sólo en este caso, puede ser candidato a un test; y, tercero, achicar artificialmente la pandemia con cifras oficiales que no reflejan la realidad, pues sólo se informa de quienes han dado positivo en un test inaccesible. Quién sabe cuántos están fuera de las estadísticas del Ministerio de Salud. HAN PERDIDO EL NORTE En lo único que no se puede ahorrar es en pruebas. Gastemos todo lo que sea necesario. Los países “derrochadores” en estos testes son los que han logrado frenar la expansión del C_0_V_l_D-:1_9 y su consecuencia inmediata, la muerte de miles de ciudadanos. Estos son los que ahora se pueden dar el lujo de flexibilizar las cuarentenas y reabrir sus respectivas economías. No se puede controlar la pandemia si no se sabe cuántos y dónde están los contagiados y cuántos y dónde están quienes corren el peligro cierto de contagiarse. La cu4renten4 sirve para que las autoridades puedan hacer esta identificación a través de la única forma posible, aplicando masivamente los test. CRIMEN CONTRA LA SALUD PÚBLICA Sólo Bolivia ha prohibido las pruebas masivas. Es un crimen contra la salud pública. De muy poco sirve la cuarentena que estamos cumpliendo. Sin los imprescindibles testes masivos se está desaprovechando la única oportunidad de ganar la guerra contra el C_0_V_l_D-:1_9. A lo mucho, se está postergando lo inevitable, la explosión de casos y muertos. ¡Vayan preparando los campos feriales para recibir cientos de enfermos! Por otro lado, si no se controla la pandemia no hay forma de levantar la cuarentena y menos de regularizar las actividades económicas. Reitero, la única esperanza de frenar la expansión del contagio es realizando pruebas a todos los que siquiera han rozado a un portador del virus. Cuando se los identifica se los puede aislar, primero para que parar el contagio y, segundo, para sanarlos.