El mundo ve con preocupación las llamas, los gritos, los muertos y heridos, pero sobre todo, ve con preocupación su democracia.

Las Fuerzas Armadas prácticamente despidieron al presidente ante la amenaza del fusil, lo dijeron sí con palabras, pero era la última llamada.

Evo Morales tuvo que decir adiós a sus años de gloria, el mismo Evo que ha sido alabado por las cifras del Fondo Monetario Internacional (FMI) al ser de los mandatarios más eficaces del planeta con el Producto Interno Bruto (PIB) más acelerado del continente.