- Youtube -

👇 Suscríbete a nuestro Canal de YouTube 👇

Esta historia se pasó de padres a hijos. Cuenta mi padre que en su pueblo (Potosí, Bolivia) hay un antiguo puente. Este dicen ser más que solo un puente, ya que relatan:

Un jóven campesino estaba enamorado de una jóven indígena muy bella, hija del alcalde del pueblo. Ellos se veían a escondidas ya que su padre no aceptaría al chico por ser de familia humilde.

Un día su padre sale por la noche a caminar y los encuentra. El chico y el señor empiezan a pelear y su hija los detiene. Entomces su padre concibe una idea: “Si quieres a mi hija, pagarás con dinero el amor que tienes, pero éste tendrás que tenerlo en una semana.”

El chico sin pensarselo viaja a la capital y trabaja de cosas que hasta un animal no trabajaría, pero lo consigue. Al quinto día decide volver ya teniendo dinero suficiente para cumplir con el acuerdo del padre de su novia.

Decide viajar en camión ya que autobuses no llegan al pueblo. Este tarda por raros problemas que salen al camino. Bueno total, el último día está a punto de llegar. Solo falta que pase un barranco que al otro lado está el pueblo, pero empieza a llover y llover.

El chico, desesperado, pide ayuda al diablo, quien contesta a su petición y le dice que al cantar por la mañana el gallo su alma le será suya. El chico acepta. Entonces el diablo se pone a trabajar picando piedras, haciendo dicho Puente.

El jóven se da cuenta que hizo mal y pide ayuda a Dios. De repente en la última piedra del puente se posan varios ángeles, no permitiendo que termine el puente. Así en la mañana canta el gallo y el muchacho salva su alma, pero desde entonces el puente queda siempre incompleto en una lado sin una piedra.

Dirán que se coloca una y ya. Pero yo lo intenté y de la noche aparece una neblina y por la mañana se ve en el lugar del puente que la piedra se ¿deshace???

Y a la media noche aparece en medio del puente un hombre que mira el lugar donde falta y se posa en ese lugar, desapareciendo por la mañana y volviendo en las noches mas frías que nadie aunque por broma se pondría ya que el “frío” no te dejaria descansar. Testigo de lo que pasó aquella noche entre un hombre y el diablo.

En Oaxaca, Méjico, tienen una leyenda muy similar!