Bajo sus salinas se esconden las mayores reservas de litio del mundo. Sin embargo, el país carece de la tecnología para extraer a gran escala el valioso metal. Dos empresas alemanas fueron elegidas por apostar por la sostenibilidad y protección al ecosistema. La demanda de litio crecerá debido a la fuerte apuesta por la electromovilidad en el futuro.